Domingo, 29 de Noviembre de 2020
nº de visitas: 29735290
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
28-06-2020
OPINIÓN| AQUÍ SÍ HAY PLAYA
Hora de España
Por Pedro Corral, periodista y escritor, diputado del PP en la Asamblea de Madrid


No ha pasado desapercibida, menos mal, la declaración del pasado 10 de junio en el Congreso de los Diputados del ministro de Justicia, Juan Antonio del Campo, sobre la “crisis constituyente” en que según su opinión se encuentra España. Que tal afirmación se produjera en la sesión de control al Gobierno ante una pregunta de ERC, con quien además Sánchez pactó para su investidura la creación de una “mesa de diálogo” que están dispuestos a convocar de nuevo, no puede sino crear preocupación e intranquilidad.

Ya hemos visto cómo Sánchez e Iglesias han utilizado sin ningún escrúpulo la peor catástrofe civil sufrida por España desde la guerra de 1936 para seguir erosionando las instituciones de lo que despectivamente el ala extremista del Gobierno y sus aliados parlamentarios denominan el “régimen del 78”. El manoseo de la Fiscalía General del Estado y de la Abogacía del Estado, incluso el de la Guardia Civil en sus funciones de Policía Judicial, con un grave daño a la separación de poderes, es sólo una muestra de este deterioro de las instituciones y los cuerpos que están para servir al Estado y no para satisfacer servilmente las ansias de poder del gobierno de turno.

El anuncio por el notario mayor del Reino de la entrada de nuestra nación en un proceso constituyente del que nadie se ha enterado -salvo, a lo que parece, los más interesados en demoler la España constitucional- supone elevar la cota de desprecio de este Gobierno a las instituciones que nos representan a todos. Si a eso se añade el restablecimiento de una “mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre Gobiernos”, tal y como reza el acuerdo de Sánchez con ERC, se puede decir que ya tenemos la palanca para romper el “candado” de la Constitución que impide la “plurinacionalidad de España” al que se refería Pablo Iglesias.

La incertidumbre generada por lo que se ha querido justificar como una suerte de lapsus del ministro de Justicia provoca dos reflexiones fundamentales. La primera es la reiteración de la voluntad del PSOE de abandonar el pacto constitucional, que comienza con las políticas de derribo de la concordia y la reconciliación promovidas por Rodríguez Zapatero. Vinculados a este cuestionamiento de la Transición están también las campañas contra la Monarquía constitucional y el blanqueamiento de los movimientos terroristas que apostaron criminalmente por la ruptura revolucionaria en contra de la apuesta de los españoles, y la mayoría de la izquierda, incluido el PCE, por una alternativa reformista, pacífica y democrática a la dictadura franquista.

El derribo del “régimen del 78” pasa también por la demonización, y con ello la negación de toda su legitimidad política, a las opciones de derecha para excluirlas del saludable juego de la alternancia democrática. Que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, diga que “la derecha de las caceroladas no gobernará en España porque nunca sumará mayoría en el Congreso” es mucho más que una declaración coyuntural: es el aviso del ansia de la extrema izquierda por la construcción de un nuevo régimen hegemónico sobre las ruinas de la Constitución.

En segundo lugar, la reforma de la Carta Magna es una opción totalmente legítima que el propio texto constitucional reconoce. Pero lo que es injustificable es que los cambios de la Constitución se negocien bilateralmente entre los gobiernos de Cataluña y España como si la primera fuera una entidad independiente y no parte de un mismo todo. Si la soberanía reside en el pueblo español, el destino de nuestra nación no puede ser decidido solo por una parte, sino por el conjunto de los españoles.

El proyecto de la “España plurinacional” revela también un plan de imposición de una hegemonía política en cada nuevo “sujeto soberano”: la hegemonía del nacionalismo sobre cualquier otra opción política, de tal modo que las personas no nacionalistas sean rebajadas a la condición de ciudadanos de segunda, como ya estamos viendo en los ensayos generales del “procés”.

En esta situación nos encontramos ante las tensiones que, desde uno y otro extremo de la amalgama de socios y aliados del Gobierno de Pedro Sánchez, se agitan contra el sistema constitucional. No hay nada que no sepamos ya sobre los proyectos de la extrema izquierda y de los secesionistas. Sin embargo, lo ignoramos todo sobre el proyecto que este PSOE sanchista tiene para España. Y esta es la principal de las inquietudes para muchos españoles: ver a los socialistas abonarse a la desestabilización de nuestra democracia, reconociendo incluso la existencia de una “crisis constituyente”.

Si el PSOE cree que es el momento de desmantelar el sistema que nos ha traído el más largo periodo de libertad y convivencia, progreso y bienestar, de nuestra historia contemporánea, debería presentar su proyecto para España a todos los españoles, pero no en una mesa con los independentistas. Y si su proyecto es afín al de los herederos políticos de ETA, los aprendices de caudillos bolivarianos y los secesionistas, reconocerlo abiertamente sin trucos ni mentiras, y tener el valor de convocar unas elecciones generales para que los españoles se pronuncien sobre todos los proyectos políticos concurrentes y qué futuro para España quieren.

Ha llegado la hora de la verdad, la hora de España. El PSOE tiene aún la oportunidad de retomar su apuesta, que siempre ha sido decisiva, por la unidad y la libertad constitucionales, por la igualdad y la solidaridad entre españoles. No podemos alargar por más tiempo este continuo pim, pam, pum contra nuestro sistema constitucional sin que el envenenamiento de la convivencia, la tensión política y la incertidumbre ante el destino de nuestra nación acabe en la infernal senda machadiana, pero no ya la de las dos Españas irreconciliables, sino la de las mil y una Españas irreconocibles del delirio “plurinacional”.




Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial